miércoles, 9 de mayo de 2012

Madroño / Arbutus unedo L.


De la familia de las Ericáceas 

Árbol perinnifolio, generalmente pequeño, hasta 10 m de altura, Copa apretada, abombada y redondeada. 

Tronco retorcido y ramificado a escasa altura, la corteza presenta un color rojo oscuro muy característico, sus raíces son profundas. Su corteza muy escamosa  se desprende en placas. 

Hojas siempre verdes, oscuras, persistentes y lanceoladas, dentadas o aserradas en los bordes. Similares a las del laurel. 

Flores Blancas y verdes, se agrupan en ramilletes terminales colgantes, cada racimo esta formado por muchas flores. Las Flores son globulares,  igual a pequeñas campanillas  colgantes. Por la forma de sus flores parece estar emparentado con el brezo. 
Época de floración: Principios de Otoño  hasta  Enero. 
Fruto redondo y carnoso (madroño), erizado, rojo al madurar, conteniendo unas 25 semillas. Sabor grato al paladar. Da fruto todo el año, según el grado de madurez va del verde al rojo. Tardan en madurar un año. Por lo que podemos encontrar a la par flores y frutos maduros del año anterior  
Tronco corto, , sus ramas son ascendentes y sinuosas 
Suele formar parte del cortejo de plantas que conforman los bosques de encinas y alcornoques.
Es planta melífera. 

Hábitat: Se cría en encinares y alcornocales, preferentemente en los que se desarrollan en suelos frescos y profundos.  

Los frutos del madroño son comestibles, se utilizan para hacer conservas, vinos y licores. Sólo son sabrosos cuando están muy maduros, si se comen en exceso pueden llegar a emborrachar y producir dolores de cabeza. De ello se dice deriva “unedo” de “unus edo”comer uno: El licor del madroño también se denomina “aguardiente de los forestales”.


 La corteza tiene sustancias tánicas  y se usa para curtir. 

Hojas y corteza son astringentes, usadas contra la diarrea, así mismo es depurativa, antiséptica, antinflamatoria y diurética.   

La madera bien seca se utiliza en tornería y ebanistería. Las ramas y la corteza sirven también para curtir y, en otros tiempos obtenían de él un carbón “breña” muy estimado en las fraguas. Su gran cantidad de hojas muertas enriquece el humus. 

No es abundante en la provincia de Madrid a pesar de estar

en su escudo (oso y madroño)por lo que se halla  protegido

por decreto de  01.03.85 

Actualmente su mayor interés es como pieza ornamental.

Pasear por el parque del Alamillo cuando los madroños estan en flor es una delicia, lo mismo que cuando lucen sus maduros frutos

No hay comentarios:

Publicar un comentario