jueves, 23 de septiembre de 2010

ACEBUCHE

Olea europaea var. sylvestris. L.
Oleácea

Podemos decir que es el padre o antepasado salvaje del olivo – arbusto espinoso, que puede crecer también como árbol, alcanzando una altura de 10 m. y una amplia y redondeada copa, el tronco en sí es corto, pronto se divide en ramas gruesas, retorcidas y curvadas.

Es la forma silvestre del olivo, como este crece despacio y vive muchos años. Su corteza es color gris.

Sus hojas son perennes, mas cortas y redondeadas que en el olivo, coriáceas, opuestas, lanceoladas, de borde liso y con el haz verde oscuro y el envés aterciopelado.

Las flores hermafroditas, pequeñas, dispuestas en racimos axilares, de color blanco y amarillo en el centro, olor agradable.

Época de floración:  Primavera,  Abril    Junio

Fruto, es una drupa (más pequeña que en el olivo) carnosa y aceitosa, llamada acebuchina. Madura a final de otoño

Hábitat:   Presente en todos los bosques de la región mediterránea.

El fruto, debido al gran contenido en grasas que posee, es un alimento extraordinario para las aves  que en su viaje migratorio pasan por nuestro parque, suelen quedarse unos días hasta que han conseguido las reservas suficientes para poder afrontar el esfuerzo a realizar para  llegar a su destino.

La madera del acebuche es excelente para hacer carbón.  tiene las mismas propiedades que el olivo, muy dura y compacta estimadísima sobre todo la de cepa en ebanistería de lujo, marquetería y tornería.

El olivo silvestre estaba particularmente consagrado a Apolo. Solía plantarse delante de los templos y en sus ramas se colgaban las ofrendas y las armas antiguas. La maza de Hércules era de esta madera y de la misma se hacían los cetros de los reyes

Acebuche procede de la voz árabe AZ-ZAMBUY  (rústico  poco refinado) con referencia a sus diferencias con el olivo cultivado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario